¡Sólo es rock, necios!

Sí, lo sé: he dicho “necios”. El Ayuntamiento de la Ciudad de los Prodigios (para quienes me siguen desde hace poco tiempo, esa urbe es Vitoria-Gasteiz) se supera a sí mismo en necedad, al tiempo que deja pasar una oportunidad tras otra dejar de ser una ciudad ejemplar en muchas facetas y convertirse en una ciudad casi perfecta. Pero, ahora, resulta que para rizar el rizo de la corrección política hemos de corregir la ínfima presencia de mujeres en el cartel del Azkena Rock Festival.

Para que nadie se me despiste -y pecando de autobombo por una vez-, les presento una lista con mis cinco bandas de rock favoritas:

  1. Iron Maiden.
  2. Metallica.
  3. Wasp.
  4. Stryper.
  5. Megadeth.
  6. Amon Amarth.
  7. Sodom.
  8. Judas Priest.
  9. Dio.
  10. Motörhead.
azkena-rock-2011

Logotipo de la 10ª edición del Azkena Rock Festival (Iturria: Dod Magazine)

Sigue leyendo

Conócete, acéptate, supérate

Esta frase de San Agustín encierra una auténtica filosofía de vida. Siglos antes de que se inventara el coaching, el de Hipona tuvo muy claro que la introspección combinada con la aceptación consciente de lo que somos constituía una garantía para construir una personalidad equilibrada y libre de neurosis. Sin embargo, su máxima habría quedado muy coja si no se le hubiera ocurrido añadir la capacidad de superación todo ser humano debería poner en práctica.

Vivimos en una era hedonista en la que se pone un gran énfasis en el amor a uno mismo -que en sí es muy conveniente y beneficioso para nuestra salud mental-. Sin embargo, creer que somos individuos completos sólo porque ponemos énfasis en la siempre recomendable autoestima podría llevarnos a convertirnos en personas que no piensan en retos y desafíos que nos lleven a crecer.

By24cO5IYAA50aK.jpg

Iturria: Stop Gordofobia

Pensaba en todo esto hace unos días cuando se presentaba en sociedad el Colectivo Ramonak, una asociación compuesta por mujeres con sobrepeso. En teoría -sobre el papel- el objetivo no sólo interesante, sino muy noble. Que nadie sea discriminado por su forma física, porque somos mucho más que huesos, músculo y piel. Somos seres humanos dignos de respeto y, ante cualquier burla, discriminación o maltrato -del tipo que sea- la tolerancia ha de equivaler a cero.

Sigue leyendo

Mentiras en la red 3.0

No existe un muro entre México y Guatemala; ni Donald Trump escondió la efigie del reverendo Martin Luther King en el Despacho Oval. La chica agredida en Murcia había sido agresora instantes antes -aunque en un principio no pudiéramos verlo, dado que el vídeo había sido editado-; y Barack Obama no le tocó el trasero a Melania Trump -el vídeo había sido manipulado-.

Probablemente ustedes ya conocen estos cuatro ejemplos y es posible que esté pensando en algunos más que han sucedido hace unas semanas o tan sólo unos días. Porque el fenómeno no sólo carece de visos de remitir sino que, más bien, tiende a ir a más. Duele, ¿verdad? Resulta indignante que cada vez sea más difícil distinguir realidades más o menos objetivas de simples bulos.

Las grandes batallas ya no se libran sólo por medio de armas. Ahora, de hecho, la guerra es fundamentalmente mediática… incluso cuando se trata de guerras. Sí, son contiendas que, en términos generales, quedan lejos de nuestras respectivas zonas de influencia. Pero la guerra de los datos; las mentiras o las medias verdades; en fin, la manipulación están al orden del día, tanto o más que en el marco contextual de una guerra.

Sigue leyendo

El diálogo interreligioso, ¡bien entendido!

Dialogar entre religiones puede considerarse ya como uno de los signos de los tiempos que vivimos. La movilidad sociológica a la que nuestro mundo asiste desde hace prácticamente décadas -¡y qué decir del éxodo de miles de refugiados!- nos condena, por así decirlo, a entendernos. Sólo seremos capaces de construir un mundo mejor si permitimos que el respeto y la concordia estén por encima de todo. No obstante, el respeto ha de estar construido sobre la sana autoestima que todos merecemos disfrutar.

Todo aquello que pensemos en torno al diálogo interreligioso no debería ser demasiado diferente a lo que pretendamos establecer a propósito del diálogo intercultural. Desgraciadamente, en ninguno de los dos ámbitos se está obrando de un modo óptimo.

Sea que se dialogue (de facto) o sea que, sencillamente, convivamos sin hacernos daño y respetándonos en nuestro modo de obrar siempre dentro de un marco de mínimos apoyados en el respeto de la dignidad humana, nadie deberá ser obligado a claudicar y abdicar de su fe ni de su cultura.

Leído sobre el papel a nadie se le ocurriría pensar que ha de ocultar su fe o su cultura. Es decir, que, si se trata de una persona musulmana, tenga que dejar de expresarse libremente en calidad de creyente islámico. Si un seguidor del camino del Profeta Muhamad no debería callar la creencia que profesa, ¿por qué un creyente en el camino del Evangelio de Jesucristo debería de arrastrar su triste alma cristiana por esos mundos de Dios… hasta el punto de consentir aberraciones como decorar la cabeza de una figurita de la Virgen María con un burka? No se trata de un ejemplo inventado, sino de un hecho sucedido el pasado año en una parroquia de Imola (Italia). Bajo estas líneas pueden observar la ocurrencia del sacerdote titular de la citada comunidad católica romana.

1482831557-1482831414-scecfsd

Sigue leyendo

De aquellos barros… estos lodos

La Iglesia Católica Romana sigue sin hacer los deberes. Cada poco tiempo, presuntos abusos de menores cometidos por clérigos saltan a la palestra. Nos lamentamos, nos escandalizamos, maldecimos nuestra miseria humana… pero, ¿ponemos solución al problema? La respuesta es un rotundo NO. Desde la llegada a la cátedra de San Pedro de Francisco, muchos se han hecho grandes ilusiones por comenzar a ver a un orbe católico romano liberado de viejas ataduras. Una de ellas es el celibato eclesiástico entendido de moco canónico como conditio sine qua non para alcanzar el ministerio ordenado. Es importante que los fieles de la Iglesia Católica Romana sepan que su comunidad es la única de todas las que profesan a Cristo resucitado en la que sigue vigente dicho canon. Ni anglicanos, ni ortodoxos ni protestantes son obligados a tan grave renuncia: la de evitar contraer matrimonio con una mujer.

celibato_560x280

Iturria: Religión Digital

Mientras siguen goteando las informaciones en los medios de comunicación -algunos de ellos felices de poder lanzar nuevas piedras contra el tejado del Cuerpo de Cristo-, pareciera como si Roma no quisiera “entrar al trapo”. Tómese lo de “pareciera” en sentido marcadamente irónico, ya que resulta evidente que no se está haciendo nada; y, en el caso de que algo se estuviera haciendo, tampoco nos habríamos de enterar (Iglesia Católica Romana sigue siendo hoy sinónimo de secretismo).

Sigue leyendo

¡No me desees suerte!

Comienza un nuevo año y muchos nos desean lo mejor. Llamémosle prosperidad, salud, bienestar económico, paz…, pero pareciera que cualquiera de esas palabras o expresiones puede traducirse fácilmente por el vocablo “suerte”. Hace años lo consideraba algo digno de aplauso. Me bastaba con saber que la persona que tenía ante mí no me deseara sino “toda suerte de bienes”. Eran otros tiempos. Como veo que les sucede aún a bastantes personas, en aquel entonces estaba convencido de que algunas personas tenían mucha suerte, otras un poco de suerte y, finalmente, otras tantas no tenían nada de suerte -o tenían “mala suerte”, que es lo mismo, pero dicho de otra manera-.

A medida que la vida se fue tornando cuesta arriba para mi, ese el sentimiento de que no había recibido una porción de suerte suficiente fue acrecentándose. Me pasé muchos años rumiando mi “mala suerte” y envidiando a quienes habían tenido y seguían teniendo “buena suerte”.

suerte bilaketarekin bat datozen irudiak

Irudia: arturoyanes.com

Sigue leyendo

La familia “vaticanista”

Llegadas estas fechas, más allá de lo que cada quien crea, la tradición de reunirse en familia se reproduce en todos los hogares del mundo occidental o civilización de sustrato sociológico cristiana, si lo prefieren. Para algunos puede ser ocasión de bendición, al tiempo que para otros puede suscitar las peores maldiciones posibles. A mi entender, la mejor receta para evitar problemas debería ser el obrar con naturalidad, desechando en todo caso convencionalismos que terminan esclavizándonos a cambio de poner, al mal tiempo, buena cara.

Iturria: siquia.com

Decía un buen amigo que Dios nos da amigos y que el Diablo nos da la familia. Creo que no hace falta ser tan bruto, sobre todo porque el viejo adagio no es matemático. De lo que no cabe ninguna duda es de que no elegimos a nuestra familia, pues nos viene impuesta; y que sí elegimos libremente a aquellas personas con las que queremos compartir nuestra vida (cónyuge, pareja, amigos…). Hasta tan punto es esto cierto que llegamos a desarrollar afectos que van mucho más allá del vínculo de sangre. A nadie se le escapa que puede confiar a un buen amigo o amiga confesiones que jamás se atrevería a hacerle a una madre o un padre.

Sigue leyendo